Pocos pintores gozan hoy de una fama imperecedera con tan sólo cuarenta y cinco lienzos. Conocemos treinta y cinco, y tal vez por ese halo que recubre todavía al pintor holandés, se ha convertido en uno de los más influyentes y comentados de la Historia del arte. En vida, como le ocurrió a otros genios, su obra fue infravalorada, reducida a los catálogos manidos de los pintores del XVII del norte de Europa. Fue un crítico francés, Théophile Thoré-Bürger, quien en 1866 escribió una monografía sobre el pintor de Delft. Le llamó, con acierto, esfinge y lo rescató del naufragio de los siglos pasados.

Johannes Vermeer no es sólo el pintor del azul y de los ocres; es también un fino retratista —posible uso de la cámara oscura aparte— de los interiores fríos y estancos de su ciudad natal, y de la luz tamizada por una ventana entreabierta. Pero no podemos olvidar la insinuación de los rostros, la coreografía de los encuadres que apenas cambian de un lienzo a otro. El artista de Delft continúa atrayendo a los lectores ávidos de sensaciones artísticas renovadas. Vermeer es motivo de ensayos, críticas y estudios comparados sobre su pintura, un fondo insondable de conocimiento sobre composición, color, armonía, texturas y, como no podía ser de otra forma, calidad plástica.

Puedes descargar este libro de forma gratuita tanto en formato pdf para cualquier tipo de dispositivo lector, como en iBooksAuthor para iPad, así como en la plataforma ISSU.

 

Portada del libro.  © Titánica

fm·revista de cultura

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Regístrate en nuestra lista de correos y recibe todas nuestras novedades.

Tu nombre:

Tu apellido:

Tu email:

You have Successfully Subscribed!