Partió de Belem el 8 de julio de 1847, el 20 de mayo del año siguiente llegó a la isla de Zanzíbar en el océano Índico. © Royal Museums Greenwich

Vaya con los portugueses, un país pequeño (modesta cuna para António Vieira), que tiene al ancho mar como su tumba. Resulta que ahora nadie se quiere mezclar con ellos, por eso de la crisis financiera, pero conviene recordar que buena parte de la imagen del mundo occidental se la debemos a unos cuantos marineros que se dedicaron a mezclar un triángulo perfecto: aventura, rutas comerciales y viajes desconocidos. ¿Alguien da más en pleno siglo XV? Uno de esos marineros fue Vasco de Gama, que no se le ocurrió otra cosa que ir directamente a la India y no pagar a intermediarios para obtener las afamadas especias. Nada de recortes, al toro por los cuernos.

Fue un viaje audaz y extremo, uno de los más alucinantes que se ha planificado jamás, con la excepción del de Cristóbal Colón. Permítanme la comparación, Vasco de Gama sería a nuestros ojos como el primer astronauta que ponga el pie en Marte. Eso sí, seguro que ese señor no será portugués. ¿Se imaginan la bandera que ondeará en el cráter de Schiaparelli? Mejor pensar en otra cosa, en otro viaje.

La flota, compuesta por cuatro cascaras de nueces y ciento setenta y cinco hombres, levó anclas en Belem, al sur de Lisboa, el 8 de julio de 1497. Formando un gran bucle en África, no vieron tierra a los largo de más de cinco mil kilómetros para fondear en la actual Sudáfrica el 4 de noviembre. Vaya singladura. Y ahí  no quedó la cosa. A continuación tuvieron sus problemillas en la isla Zanzíbar, en el Índico. Unos veintitrés días después llegaron, con los monzones favorables, a la India el 20 de mayo de 1498.

Edita ahora Acantilado, Derrota de Vasco de Gama, la relación original del viaje en versión anotada y traducida al español por Isabel Soler. Las relaciones con los indios fueron en principio amistosas y luego se complicaron con el reyezuelo de Calicut. Cargaron los barcos y tres meses después llegaron a Portugal cuarenta y cuatro hombres después de recorrer 23.000 millas. Desde los lejanos tiempos de Alejandro Magno, no había existido un contacto entre occidentales en hindúes de ese calibre.

Fernando Martínez
Editor de FM Revista de Cultura
Fernando Martínez on EmailFernando Martínez on FacebookFernando Martínez on GoogleFernando Martínez on InstagramFernando Martínez on LinkedinFernando Martínez on PinterestFernando Martínez on RssFernando Martínez on TwitterFernando Martínez on Youtube

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Regístrate en nuestra lista de correos y recibe todas nuestras novedades.

Tu nombre:

Tu apellido:

Tu email:

You have Successfully Subscribed!