Memorial por los caídos de Pensilvania en el campo de batalla de Gettysburg. © Pablo Sánchez

Hay días en los que uno se levanta con la cabeza en otro sitio, qué le vamos a hacer. Entonces malo, muy malo… un viaje acecha. Malditos recortes. Habrá que viajar con la imaginación o con la literatura, libro electrónico bajo el brazo, como es preceptivo. Pues allá voy, a pasar unos días a Gettysburg (¡ojalá!), en nuestros días tranquila localidad de Pensilvania, de siete mil quinientos habitantes. Un avión, cruzar el atlántico e imaginarnos que es un tres de julio de 1863, pues allí hubo una batalla, y, por ese motivo, ese aburrido pueblo ha pasado a la historia.

No hay nada como mezclarse entre yanquis que no renuncian a su pasado para disfrazarse de unionistas y confederados, acomodarse en una pensión donde una amable señora de pómulos sonrosados te va a sugerir para la cena media tonelada de puré de patatas y guisantes… muchos guisantes. Y, por supuesto, alquilar un uniforme de coronel de infantería, y subirse a la torre del Seminario Teológico Luterano —todavía sigue en pie— por si vienen los neoyorquinos del general Reynolds. ¡Vaya aventura!

Después los souvenirs, los libros, las banderitas y las pegatinas, pero no renuncio a dar un paseo en coche —lástima que no se pueda hacer a caballo— a las laderas de Little Round Top, al sur de Gettysburg, para defender el flanco izquierdo de la Unión en las horas más duras de la batalla. «Recuerde coronel Chamberlain, su izquierda está libre, aquí acaba todo el maldito ejército de la Unión…», sencillamente memorable. Más puré, más guisantes, alguna tarta de arándanos entre sorbos de café aguado… gustos yanquis.

Y a mi lado el capitán Ellis Spear, al que de vez en cuando le doy un trago de bourbon de Kentucky, y le comento, como quien no quiere la cosa: «Ellis, forme a los hombres, el día va a ser largo y caluroso». Entonces escucho voces en español, sí, el idioma de Cervantes en la América profunda: «En marcha 20º de Maine, nos espera la gloria en la batalla».

A casa, que echando cuentas es un viaje tan absurdo como caro. ¿Alguien da más? Son las ventajas de no tener dinero, todo ha salido perfecto. El viaje de verdad, el que pasa por caja, ya se sabe, pronto queda atrás del itinerario que hemos imaginado. Lo malo es cuando se acerque el próximo tres de julio y el aburrido pueblo de Pensilvania —juró que no volveré a comer puré de patatas— bulla en gentío y uno esté pasando calor en una playa atestada de domingueros, o, ¿serán soldados de Carolina del Sur que se han rendido? ¡Buff…!

Fernando Martínez
Editor de FM Revista de Cultura
Fernando Martínez on EmailFernando Martínez on FacebookFernando Martínez on GoogleFernando Martínez on InstagramFernando Martínez on LinkedinFernando Martínez on PinterestFernando Martínez on RssFernando Martínez on TwitterFernando Martínez on Youtube

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Regístrate en nuestra lista de correos y recibe todas nuestras novedades.

Tu nombre:

Tu apellido:

Tu email:

You have Successfully Subscribed!