El cantautor Leonard Cohen durante una actuación en un concierto celebrado en Ámsterdam en 1998. © Frans Schellekens/Redferns

El señor Leonard Norman Cohen (Montreal, 1934- Los Ángeles, 2017), como si no hubiera sido suficientemente generoso tras un derroche de más de tres horas de música (The Partisan; So long, Marianne; The future; I’m your man; Take this waltz…), se destacó y se dirigió con sincero afecto al público que abarrotaba los asientos del Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, el pasado 5 de octubre de 2013: “Cuán bellos sois. Conducid con cuidado a casa. No pilléis catarros. Y ojalá estéis rodeados de familia y amigos para olvidar la soledad”.

Qué difícil se antoja expresar la gratitud de un modo más original y hermoso, como su propia voz, entrañable y severa, como sus acordes y versos, inolvidables. 78 años contemplan al bardo canadiense, enjuto como un novillero en edad de merecer y dueño de una lucidez serena envidiable que le llevó a sacar al mercado nuevo trabajo después de ocho años (Old ideas. Columbia. 2012).

Quiso el azar, el maldito azar, que se viera obligado a interrumpir un retiro contemplativo, feliz y desahogado, y preparar un forzado retorno que, poco a poco, se fue volviendo tan gozoso como edificante. En 2004, cuando Cohen abandonó el monasterio budista de Mount Baldy, su administradora, representante y compañera sentimental, una tal Kelley Lynch, le cogió las vueltas y el dinero y lo sumió en una gravísima situación financiera.

Con esa precariedad acechante y 70 años a las espaldas volvió a la carretera, a los escenarios, ni más ni menos que para subsistir haciendo aquello para lo que es único: cantar lo que escribe. Ese revés, inesperado y traicionero, posibilitó que sus seguidores, los de siempre y los de nuevo cuño, pudieran disfrutar de la inmensidad de la música de Leonard Cohen cuando su carrera parecía formar parte de la historia. Es como si el destino, cruel y caprichoso, nos tuviera reservada la posibilidad (el lujo, el honor) de verle de nuevo evolucionar sobre un escenario. Quién sabe si por última vez.

Ángel Cervantes
Ángel Cervantes on EmailÁngel Cervantes on FacebookÁngel Cervantes on GoogleÁngel Cervantes on LinkedinÁngel Cervantes on RssÁngel Cervantes on Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Regístrate en nuestra lista de correos y recibe todas nuestras novedades.

Tu nombre:

Tu apellido:

Tu email:

You have Successfully Subscribed!