Dos hombres, espalda contra espalda y empuñando armas, silueta más reconocida de batirse en duelo. © El Microlector

Batirse en duelo, qué ilusión. ¿No lo ven así? Todo aquello que huele a aventura me fascina. Prefiero la soltura del florete, la rapidez de su hoja, la libertad de movimientos, el chasquido del metal, la pose de la mano que no empuña, la cortesía con tu rival aunque sea el ser humano más execrable del planeta, la coreografía propia de la espada… En fin, soltemos una lágrima por tiempos ya pasados.

Porque el duelo a pistola es más rápido, apenas un fogonazo de pólvora entre el ramaje de un bosque cercano a una gran ciudad, ¿se sitúan mejor en París? Debe ser muy temprano, poco después de amanecer, con algo de frío, los padrinos se fuman otro cigarro y comprueban las armas, espalda con espalda, se dan unos pasos, se cuenta hasta diez y… No me digan que no es una pasada.

¿Quién dijo que el honor había muerto? Sigue ahí, pero camuflado con otras palabras y actos, con desmentidos y demandas judiciales, con comentarios imperdonables y chistes inadecuados en las redes sociales, que necesitan de una reparación. Y los juzgados que no da abasto, con expedientes hasta el techo, con lo fácil que sería un duelo, sin pagar tasas, ni abogados, ni recusaciones constantes.

Además, piensen en ese conductor que le recrimina algo que usted hace respetando el código de circulación o en aquel otro que no guarda cola y encima se siente un damnificado del sistema, o aquel de más allá que suelta lo primero que le viene a la boca, el cuñado sabelotodo, el que hace comentarios sobre tu equipo cuando ha perdido… Qué agradable sería arrojarles un guante a sus caras.

Hasta principios del siglo XX se registraron duelos, que siempre fueron prohibidos por los poderes públicos, pero aceptados por la mayoría. Entiéndase que los duelos se celebraban (¡) entre personas de la misma clase social. Si uno era más pobre, te apañabas con otro pobre, como casi siempre desde el Neolítico.

El duelo posee glamour, tal vez se deba a su código, a los pasos reglados, que lo alejan de la simple pelea, tangana o, pongámonos serios, de asesinato. Así lo entendían Alexander Hamilton y Aaron Burr. También la pareja compuesta por Arthur Wellesley y George William Finch-Hatton, que decidieron disparar al aire.

¿Dónde me situarían los literarios? Mucho más interesantes, la verdad. Alexander Pushkin describió proféticamente varios duelos en sus obras, notablemente el de Onegin contra Lensky. Joseph Conrad, en Los duelistas, describe el trastorno obsesivo entre el teniente Gabriel Feraud, de los húsares franceses, con el también teniente Armand d’Hubert. A partir de un duelo que gana con la ayuda de su primo, Charles se convierte en todo un miembro de la familia Maine.

Pero hay casos que parecen sacados de una novela decimonónica y fueron reales: el 12 de marzo de 1870 en la escuela de tiro de la Dehesa de Carabanchel entre Antonio de Orleáns, el duque de Montpensier y Enrique de Borbón, duque de Sevilla, se batieron en duelo, el primero perdió sus opciones de reinar en España, y el segundo su vida. Hasta Salvador Allende se batió en duelo con el senador Raúl Rettig. Erraron sus disparos y volvieron a ser amigos.

Hay que llevar encima, por si las moscas, un guante. Nunca se sabe con quién nos podemos batir en este siglo de las rajadas y declaraciones descerebradas de las que no se obtiene ninguna satisfacción. El florete es más aparatoso, en el autobús es un incordio.

Fernando Martínez
Editor de FM Revista de Cultura
Fernando Martínez on EmailFernando Martínez on FacebookFernando Martínez on GoogleFernando Martínez on InstagramFernando Martínez on LinkedinFernando Martínez on PinterestFernando Martínez on RssFernando Martínez on TwitterFernando Martínez on Youtube

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Regístrate en nuestra lista de correos y recibe todas nuestras novedades.

Tu nombre:

Tu apellido:

Tu email:

You have Successfully Subscribed!