Cubierta original de una carta enviada por un trabajador forzoso francés en la Alemania nazi. © Colección del autor

«Mi querida Marcelle, me entristece mucho no recibir noticias tuyas. Todos estamos en la misma situación. Y además sin tabaco»¹. Evidentemente el correo no funciona muy bien. El señor Jean Rivet está en Alemania, en la ciudad de Gardelegen, en Sajonia-Anhalt, en unas fechas un tanto complicadas: 21 de mayo de 1944. A la II Guerra Mundial le queda algo más de un año. Un día antes ha cogido un papel y se ha puesto a escribir unas líneas a su familia, que vive en el número 75 de la calle de Gravillieus de París.

«¿Y mi Ninette? ¿Cómo está? De ella tampoco he recibido nada. ¿Y tú? ¿Cómo estás? Es duro, ¿verdad? La vida en París debe ser complicada, con esos bombardeos», cuenta Jean en una buena caligrafía, ajustada a un papel de mala calidad a su esposa. «Cuando recibas este presente, nuestra Jeannine habrá conseguido su certificado. ¿Qué crees? ¿Lo tendrá?», aclara. La vida sigue con sus rutinas incluso en el infierno de la II Guerra Mundial.

Jean Rivet concluye: «Mi salud es buena, pienso salir pronto de este poblacho donde uno se aburre como una ostra». La carta fue matasellada un día después, el 22 de mayo. Lo curioso es que es cancelado el sello —25 pfennig azul con la efigie de Adolf Hitler (Yvert 717 25p. azul ultramar, dentado 14, 21½x26. )— en dos ocasiones. Además cuenta con una marca de cartería y una marca de censura —Ae en un círculo rojo— a su paso por la ciudad de Frankfurt. La carta llegó a París días antes de la liberación de los aliados, en tal escenario es difícil encontrar una cancelación en la oficina postal de llegada para calcular cuánto tardó en llegar a su destino.

Se sabe que en Gardelegen existía durante la II Guerra Mundial una fábrica de piezas aeronáuticas, así como una brigada de paracaidistas acantonada en la ciudad. El señor Rivet pudo ser un trabajador forzoso o un prisionero de guerra obligado a trabajar en la fábrica. Allí, en Gardelegen, el 15 de abril de 1945 se produjo una matanza de civiles a manos de pelotones de las SS, en total asesinaron a 1.016 inocentes, entre prisioneros políticos y prisioneros de guerra.

¿Estaba entre ellos el señor Rivet? ¿Pudo volver a casa? En los archivos sobre deportación aparece un tal Jean Rivet, nacido el 25 de enero de 1918 en la localidad de Charente Saint Claud y que murió el 15 de noviembre de 1944 en el campo de exterminio de Gross Rosen, actual Polonia. ¿Es el mismo de la carta?

Fernando Martínez
Editor de FM Revista de Cultura
Fernando Martínez on EmailFernando Martínez on FacebookFernando Martínez on GoogleFernando Martínez on InstagramFernando Martínez on LinkedinFernando Martínez on PinterestFernando Martínez on RssFernando Martínez on TwitterFernando Martínez on Youtube

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Regístrate en nuestra lista de correos y recibe todas nuestras novedades.

Tu nombre:

Tu apellido:

Tu email:

You have Successfully Subscribed!